• NOTICIAS Y ACTUALIDAD FALLERA
  • HISTORIA, TURISMO, GASTRONOMÍA
  • ACTOS FALLEROS, COMISIONES,
  • PATRIMONIO INMATERIAL DE LA HUMANIDAD UNESCO

Ricardo Caballer: “No hay ningún espectáculo a nivel mundial que congregue a más gente que la pirotecnia”

Protagonistas

18 jul, 2018
Milagros Fernández Lozoya

Director de Ricasa. Diseñador de espectáculos y productor de material pirotécnico

Cuando Ricardo Caballer llega a Japón –cuna de la pirotecnia- le tratan como a una estrella. Internacionalmente es reconocido por hacer casi magia con la pólvora, pero su frase “nosotros somos espectáculo, no somos kilos”, explica la evolución de una trayectoria que comenzó en 1881 con Vicente Caballer Calatayud. Trabaja para Disney, para los Juegos Olímpicos y por supuesto, dispara espectáculos en su tierra, en Valencia, donde reivindica que se debe aprender a valorar la pirotecnia como merece. “La mascletá es un sentimiento”, es otra de sus máximas, que por supuesto comparte con sus paisanos, a quienes trata de sorprender año tras año con un esfuerzo personal lleno de ilusión y quebraderos de cabeza, que no se recompensa más que con los aplausos.

FV. En estos últimos años hemos visto espectáculos muy diferentes como la Nit de l´Espolí, ¿está cambiando el sector de la pirotecnia?
RC. Está cambiando, pero más en Valencia, porque al final he conseguido disparar en mi tierra el tipo de espectáculos que hago fuera. Siempre me quedaba con el mal sabor de boca de no poder hacer cosas diferentes en mi casa. Últimamente ya se están empezando a hacer espectáculos en Valencia que valen la pena como la Nit del L´Espoli, el Piromusical, La Nit del Alba o la celebración en las Torres de Serrano del reconocimiento de las Fallas como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

FV. A qué se debe esta evolución, ¿al nuevo equipo municipal?
RC. Este gobierno municipal sí se ha dejado aconsejar, pero al final estamos siempre en las mismas: que falta presupuesto para poder hacer las cosas.

FV. ¿Cómo es posible que no haya presupuesto para eventos con éxito de público?
RC. De momento está así, se han mejorado algunas cosas y se buscan otras vías como la esponsorización. Con los festivales estamos dando espectáculos interesantes, porque por mucho que lo intentes explicar, cuesta mucho hasta que la gente no lo ve y ya se ha empezado a ver. Por ejemplo, en febrero hicimos una mascletá vertical en la Marina que patrocinó Amstel, Nadie esperaba que con el frío de febrero se llenara, pero había mucha expectación. Esto demuestra que la pirotecnia abarca mucho y llega, nosotros somos espectáculo, no somos kilos y la gente se mueve si se organiza algo que vale la pena.
Una vez lo han visto, es más fácil conseguir apoyo vía el ayuntamiento, vía Generalitat, o vía patrocinio, siempre y cuando las cosas valgan la pena.

FV. Y cuando acaban las fallas, ¿cómo es el trabajo diario?
RC. Fuera de Fallas, la vida normal en la fábrica es la venta al extranjero de enero a diciembre. A esto se añade que todo el verano son las fiestas de los pueblos, hasta septiembre. Una cosa buena en España es que no se centraliza todo el trabajo en una fecha, sino que hay fiestas todo el año. No como en Estados Unidos que se dispara casi todo el 4 de julio, alrededor del 80%; o en Francia que se concentra el 14 de julio.

FV. ¿Qué porcentaje de su negocio es investigación?
RC. Eso es complicado de valorar porque la investigación es diaria: en pruebas, en controles de calidad, en mejora de productos. Es una parte esencial de nuestro trabajo, a veces necesitas más horas y otras menos, porque las cosas no salen por arte de magia. Nosotros trabajamos al minuto, a las 10 de la noche es el espectáculo nieve, truene o haga viento.

FV. ¿Qué tiene Ricasa que no tengan otras pirotecnias? ¿Cuál es su punto fuerte?
RC. A día de hoy no podemos competir en precio, ni en cantidades con China, porque nosotros somos una empresa y ellos son un país, y un país muy grande. Pero sí que estamos compitiendo a nivel de calidad, por eso nosotros estamos vendiendo en distintos países del mundo, el 85% de nuestra facturación es al extranjero y eso se debe a la calidad, al servicio y a no fallar nunca.

FV. Con tanto trabajo fuera del país, ¿no tienen delegaciones fuera de España?
RC. Lo del extranjero lo hago básicamente yo. Los clientes de fuera al final son amigos, pero cuesta fidelizar porque no se hace de hoy para mañana, son muchos años yendo y respondiendo. Todo el mundo puede conseguir un cliente, pero la difícil es mantenerlo, y para eso te tienes que hacer respetar y no fallar. Y cuando fallas, porque a todos nos pasa alguna vez, es importante cómo respondes. A veces no son fallos tuyos, pero para nosotros, el cliente siempre tiene razón y asumimos parte de responsabilidad. Entonces se genera un respeto y un boca a boca, y así es como se va creciendo.

FV. Muchos valencianos eligen la mascletá como su actividad preferida en fallas, ¿es una responsabilidad y un honor?
RC. Para nosotros cada vez más es una responsabilidad, porque las expectativas son más altas y cada vez resulta más complicado. La mascletá es algo muy valenciano, muy nuestro, muy tradicional, es como la paella.

FV. Los valencianos saben cuándo una mascletá es buena, pero, ¿se apreciaría más con una explicación previa que dijera tantos principios aéreos y terrestres, zumbadoras, pitos con trueno, etc?
RC. Es muy complicado, por eso yo técnicamente no suelo hablar, porque cada empresa tiene sus términos y es como marear a la gente. La mascletá es un sentimiento, y yo puedo explicarte que una carcasa ha sido perfecta, pero eso lo siente cada uno. Es como cuando vas a ver una película de cine: yo sé si una película me ha gustado o no, aunque no sea crítico de cine. No necesito que ningún critico me diga si la película era buena o no.

FV. ¿Qué relación tienen entre los pirotécnicos?
RC. Ahora mismo la relación no es que sea mala, sino que es nula. La asociación que tenemos está en un momento muy débil, probablemente porque no se han hecho cosas que se deberían haber hecho para que la gente se note respaldada por la asociación. Y es muy importante una asociación. Yo siempre pongo de ejemplo la American Pyrotechnics Association, de la que soy miembro, en la que cada uno tiene sus empresas y compite contra los demás, pero para los temas comunes y los problemas van todos a una, independiente de los problemas que hayan tenido entre ellos. Aquí no, es muy complicado, y yo creo que es por la idiosincrasia del español, y del valenciano en particular.

FV. ¿También es miembro de la asociación española?
RC. Hay una asociación de fabricantes en valencia y otra española. Yo dejé la española, sigo en la valenciana. Nos hemos reunido algunas personas para ver cómo abordamos muchos problemas comunes como el IVA, que no es un IVA artístico del 10%, sino que los pirotécnicos pagamos el 21%. Problemas también sobre la libre transferencia, porque en Europa toda pasa por la Guardia Civil y se tarda entre 2 y 3 semanas exportar, cuando teóricamente estamos en la Comunidad Europea. Y resulta que es casi más fácil exportar a Estados Unidos que a Francia. Es increíble.

Otra medida a tratar en la asociación es que el marcado CE en Europa es suficiente para la transferencia, pero en España además tienes que estar inscrito en el Catex (Clasificación y catalogación de explosivos, cartuchería y artificios pirotécnicos), un trámite que nos hace perder más tiempo.

Y la Ley Forestal, por la que no podemos hacer espectáculos a menos de 500 metros, cifra que no tiene base sólida, porque se podrían tirar calibres más pequeños que físicamente es imposible que lleguen a 500 metros. Y no entiendo porque la mascletá se puede disparar a 25 metros de las personas, y resulta que en los montes se tiene que hacer a 500 metros de distancia.

FV. ¿Cuánto tiempo y dinero cuesta hacer una mascletá de Fallas?, ¿están bien remuneradas?
RC. A mí me ponen en un compromiso. Antes yo tiraba el 18 o 19 de marzo, este año he vuelto a tirar el15 por la Nit del Alba. Llega un momento en que es una presión añadida, porque nosotros no podemos hacer una mascletá normal. No sé ni lo que nos pagan por lo poco que es. El coste para nosotros puede estar en unos 25.000 euros y estamos cobrando unos 4.500. Y hay que tener en cuenta la repercusión que una mascletá tiene.
Si yo hago alguna cosa e innovo, a mi como empresa me sirve, es como si me lo estuvieran patrocinando, porque me podría servir para el extranjero, pero una mascletá solo sirve para Valencia. La mascletá no se vende, ni se puede transportar porque es explosivo total.

FV. ¿Se debería pagar mejor a las empresas que disparan una mascletá?
RC. Pues sí, por lo que genera, ¿alguien se ha parado a hacer un estudio del impacto económico que produce una mascletá? Porque si dejáramos los 19 días de hacer mascletaes, lo veríamos. Se ha hablado de lo que movió la Copa América, la Fórmula 1 o las maratones, pero no de lo que mueven la mascletá.

Caballer en el mundo
Ricardo Caballer visita a sus clientes personalmente y como el mismo reconoce, ya los trata como amigos. Disfruta con su trabajo, “me gusta lo complicado”, reconoce, pero es consciente de la energía que debe gastar para llegar cada día un poco más alto. La creatividad y la perseverancia han sido sus pilares para llegar a su reconocimiento mundial.

FV. ¿Cuáles son sus espectáculos preferidos en el mundo?
RC. Los de los Parques Temáticos, Juegos Olímpicos de invierno y verano, espectáculos para americanos en México, Brasil, y otros sitios de Sudamérica, en general espectáculos que tengan tensión, ensayos, nervios, porque interactúan artistas y personal; hay todo un estadio mirándote, son cosas complicadas que te dan vida porque al final caer en la rutina tampoco es bueno. A mi me gusta lo complicado, no lo fácil.

FV. ¿Cuáles son sus principales clientes fuera de España?
RC. Estados Unidos, Japón y Francia por este orden. También vendemos en Alemania, Dubai, Qatar, Portugal, Grecia, pero mi mercado el 50% puede ser Estados Unidos, otro 25% Japón y después Francia.

FV. ¿A quién admira más en el sector?
RC. Como pirotécnico fabricante admiro a mi padre, y no porque sea mi padre. Se han ido perdiendo muchos pirotécnicos fabricantes, por generación entramos en otra dinámica, fabricamos y aprendemos mucho, pero ellos han crecido solo en fabrica y el espectáculo era otra cosa. Como fabricante se ha perdido mucho en Europa porque se ha comprado mucho de China, en Estados Unidos se perdió todo. Antes de que llegara el chino a nivel mundial, no solo de España, era muy bonito porque cada país tenía su propio estilo de fuegos artificiales, ahora prácticamente todos igual. Nosotros hemos sido la excepción porque hemos continuado con nuestra línea, porque creemos en lo que hacemos y lo nuestro es diferente y por eso, aunque haya solo un 1% que quiera nuestro producto al ser los únicos que lo hacemos, vendemos mucho. Eso como fabricante.

Como diseñador de fuegos artificiales yo tengo un amigo que ahora está trabajando con Disney, Erik Tucker, que para mí que he crecido con esto, es mi ídolo como diseñador de fuegos artificiales, y ahora también muy amigo mío. Le sigo desde que empezaba en 1996 con su empresa, después la vendió y ahora se dedica a diseñar para Disney.

FV. ¿A qué ha tenido que decir no por seguridad?
RC. (Suspira)… A mucho, cuando yo tenía 18 años disparaba muchas cosas bien grandes con las manos, porque era un ignorante. De hecho, hacía mascletaes con 19 años cuando era clavario en Godella. Conforme vas aprendiendo, te pones más nervioso, miras más al público y entonces hay muchas cosas que por distancia de seguridad no las puedo hacer.

FV. Un consejo para un neófito, para los que vienen de fuera y no saben lo que es una mascletá, ¿dónde me situó mi primera vez?
RC. Yo he hecho mascletás fuera de aquí en Villaviciosa de Odón, Torrejón de Ardoz y mucha gente se moría de miedo, ahora creo que tienes que adaptarte al sitio. Yo como he nacido aquí, lo tengo que sentir, y no me puedo situar lejos. Me puedo poner de espaldas y sentirla. De todas formas, yo les aconsejaría ponerse cuanto más cerca mejor.

Ricardo Caballer en 5 tweets

- Ricardo Caballer parece el Cristiano Ronaldo de la pirotecnia en España, ¿está reconocido su trabajo? En otros países sería usted una celebridad.
El pirotécnico está más reconocido en el extranjero que en nuestra casa. Ahora parece que poco a poco la gente te va considerando, por lo menos yo me lo he intentado ganar. Primero hay que quererse uno mismo, y valorar lo que se está haciendo y eso es muy fácil: hay que saber lo que uno genera y decir esto lo hago o esto no lo hago. Hemos tragado siempre en todo y los de fuera siempre se van a aprovechar. Son datos, no porque lo diga yo, pero no hay ningún espectáculo que congregue a más gente que la pirotecnia, ninguno a nivel mundial.

- De sus múltiples premios, ¿cuál le ha hecho especial ilusión?
El último, en Montreal en 2016, porque me metí en la cabeza que tenía que ganarlo como fuera, pero claro, es muy complicado cuando dependes de un jurado. La gente comentaba que nos lo íbamos a llevar, pero no lo supimos hasta el último momento y al final ganamos el Júpiter de Oro con “Cinemagia”

- ¿Cuál es el Óscar de la pirotecnia?
El Júpiter es uno de ellos, por los años que lleva, pero hay otros importantes también en Canada: Vancouver y Toronto. Nosotros hemos ganado los 4 concursos de Canadá. También hemos ganado en Japón, lo que me hace mucha ilusión porque es la cuna de la pirotecnia. En Japón sí se respeta al pirotécnico y es casi un dios, no tiene nada que ver el respeto que sienten los japoneses. Cuando vamos allí es impresionante, ¡ahí sí que somos Cristiano Ronaldo!

- Es un oficio muy bonito, pero a veces duro.
Sí, hay mucha presión. Porque con lo que a mí me gusta, a veces pienso que si llegara alguien y me lo comprara lo vendería, por la presión y porque es desagradecido en muchas cosas. Pero el espectáculo tiene esa adrenalina que te gusta, y yo soy activo. No me veo en una oficina sentado, si fuera en el tema del espectáculo sí que me veo. Tiene también la parte negativa de los accidentes, que son muy desagradables y no se te olvidan jamás en la vida. Y no hay otra manera, aunque pongas todos los medios y lo hagas todo bien. Un accidente en pirotécnia no es como en otro sitio por desgracia y no es que pase constantemente, pero con uno que haya… sobra.

- ¿Cuál es su sueño?, ¿qué le gustaría llegar a hacer?
Mis propios espectáculos, es lo que voy a intentar. Hacer otro tipo de eventos completamente distinto en los que se interactúe con la gente, una especie de Circo del Sol actualizado, porque el de ahora ya está muy visto. Un espectáculo que a mí me impresione. Estamos ideando poco a poco cosas que la gente no haya visto jamás, por supuesto con la pirotécnica interactuando con otros medios como la música. Un espectáculo total como hacen en Disney todas las noches: fuegos artificiales interactuando con gente.

 

Fallasvalencia.com no se hace responsable del contenido de los artículos de opinión, imágenes, vídeos... y, en definitiva, material, ya sea multimedia, visual, sonoro o texto enviado / publicado por sus colaboradores o columnistas

t

o

p